lunes, 6 de mayo de 2013

José Luís Romero Román: Un expresionista de las artes plásticas

José Luis Romero Román (Chani) nació en Valencia, estado Carabobo, el 31 de julio de 1972. Su vida ha trascurrido en el pintoresco pueblo de Canoabo, parroquia rural del municipio Bejuma, donde dio sus primeros pasos en la pintura a la edad de 5 años, en los talleres de Galería Infantil de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez y en el Centro Cultural José Gerbasi que pertenecía al Consejo Nacional de la Cultura (CONAC), en Canoabo.
A los 16 años obtuvo su Primer Premio en Pintura en el Taller José Gerbasi. Estudió Diseño Gráfico en el Colegio Universitario Monseñor de Talavera y tiene 17 años de servicio en la Secretaría de Cultura del Gobierno de Carabobo donde comenzó como Asistente de Promotor Cultural y actualmente se desempeña en la Dirección General de Promoción y Difusión Cultural. Desde allí ha organizado eventos como Encuentros Nacionales de Artesanos, de Los Pastores y Diablos Danzantes, entre otros. 
Se define como un expresionista de las artes plásticas ya que se expresa en la pintura a través de animales, paisajes al aire libre, transparencias, desde lo figurativo hasta lo abstracto.  José Romero, al igual que su hermano Rafael Romero (Pintor ingenuo) y otros cultores populares de la localidad, forman parte de la riqueza cultura que se destaca en el Rincón Cordial de Venezuela.
Para comunicarse con el artista: 0414-5973889 /. Email: joluirro@gmail.com  

martes, 26 de febrero de 2013

Alí Meleán: “Vivir en casa flotante no tiene comparación”

La residencia se encuentra erigida sobre una superficie de 18 metros de profundidad en la represa de Canoabo
Por: Jesús González
Foto: José Becerra
Hay quienes abandonan todo por ser útiles en la vida. Para estas personas lo más importante es materializar sus sueños a toda costa. Este es el caso de Alí Meleán, quien construyó una casa flotante utilizando madera y tobos de plástico en la Represa de Canoabo, con el fin de estar en contacto directo con la naturaleza.  Lo fantástico de la historia de Meleán es que él mismo creó en su mente está vivienda, considerada una obra de arte acuática de la ingeniería popular venezolana, única en su estilo.
Cabe destacar que esta residencia náutica se encuentra erigida sobre una superficie de 18 metros de profundidad del referido embalse y posee energía eléctrica, baño, cocina y una confortable habitación con preciosa vista al horizonte de la paz y la armonía.  El propósito de este soñador de realidades, quien reside solitario en este húmedo hogar, es tener la posibilidad de interactuar con todo lo que brinda la naturaleza.  “Esto es maravilloso, algo que no tiene comparación. Es un sitio  ideal para el eco-turismo. Quienes deseen vivir una experiencia inigualable de alta intensidad, los invito a que me visiten” dijo el genio.

Hogar ecológico
Es importante mencionar que la morada de Alí Meleán fue construida con materiales de desecho de Pequiven.  Los tobos que sostienen la casa son de plástico, con la finalidad de evitar que el óxido que emanan los recipientes de hierro al contacto con el agua contamine el embalse. Meleán es un luchador revolucionario y ejerce la participación social desde el Consejo Comunal de La Sabana, perteneciente a la parroquia Canoabo del municipio Bejuma. Construyó está casa flotante con el fin de supervisar día y noche 52 jaulas  flotantes donde cultiva cachamas.  

Fuente: González, Jesús. (2013). Alí Meleán: “Vivir en casa flotante no tiene comparación”. Ciudad Valencia. Periódico gratuito. Valencia, Venezuela, 10 de enero de 2013 / año 1/ Nº 271. Pág.  15



viernes, 28 de diciembre de 2012

Locos toman Canoabo una vez más

La tradición tiene más de 100 años de celebración en este acogedor pueblo carabobeño

Por: Jesús González
Foto: José Becerra
 
Cada 28 de diciembre y por más de 100 años, los pobladores de la parroquia Canoabo en Bejuma, acogedor pueblo del occidente de Carabobo, celebran el día de Las Locainas y Los Locos, en homenaje a Francisco Vera, precursor de la costumbre. La actividad comienza a las 6:00 de la mañana con un rosario. Luego las cuadrillas integradas por locas y locos realizan sus bailes o rituales en la tumba de este cultor canoabero. Posteriormente, los militantes de la locura entran a los hogares de la gente, que de forma amable abren sus puertas a este desorden que contagia.
Cabe destacar que en esta alocada celebración participan personas de todas las edades y género. Un dato interesante es que quienes deseen unirse al manicomio cultural, tienen que cumplir con el requisito de vestir indumentarias, piezas, accesorios y colocarse prendas opuestas a su sexo. La finalidad de la tradición es disgregar la alegría desenfrenada por cada uno de los rincones del pueblo carabobeño.
Dayana Sequera, jefa de una cuadrilla de niñas y niños enloquecedores, manifestó que hay una amplia variedad de formas de bailar. “Nosotros salimos a loquear con un muñeco y a veces le sacamos un brazo o una piernita, con la finalidad que donde entremos nos donen dinero para operar al enfermito”, detalló Sequera.
Sarai Márquez, habitante del sector, indicó que aunque ella no es oriunda de Canoabo, siente la tradición como propia y todos los años espera esta fecha con la certeza que será un día especial con muchas buenas sorpresas.
Costumbres carabobeñas
El 28 de diciembre, interrumpidamente año tras año, los habitantes de los Valles Altos de Carabobo festejan la costumbre de Las Locainas y Los Locos, casa por casa y en los sitios públicos de cada población.
En pueblos como Bejuma, Montalbán, Miranda, Canoabo, Aguirre, entre otros, sus habitantes se lanzan a las calles para celebrar esa fecha entre pitos, cantos, maracas, pipotes y cualquier objeto que cause asombro y enloquezca a quienes disfrutan ancestralmente del arte de la locura colectiva.
Cabe destacar que durante el regocijado evento, las cuadrillas recaudan sustanciosos montos de dinero que posteriormente son distribuidos equitativamente entre los locos.
Fuente: González, Jesús. (Diciembre,  2012). Locos toman Canoabo una vez más. Periódico Gratuito Ciudad Valencia. Año 1 / N° 259, viernes 28 de diciembre de 2012, pág. 15.

jueves, 1 de marzo de 2012

Ferias de San José: Manifestación Cultural y Religiosa de la Parroquia Canoabo

Un 19 de marzo, un 19 de marzo pa’ Canoabo me invitaron…a la celebración del día del San José. Esta fecha del santoral romano …coincide con la fundación del pueblo, en marzo de 1711, día en que el sacerdote Andrés Páez de Vargas realizó la primera misa. Allí comenzaron las festividades en honor al patrono de Canoabo (…) En la víspera a la fiesta hay repique de campanas en la iglesia que anuncian el comienzo de las festividades. El evento comienza con una misa, donde todos los habitantes asisten masivamente, ya que por ser día del santo patrón no hay actividades laborales en la localidad. Luego se presentan los actos culturales y tradicionales, donde participan agrupaciones como los Diablitos Danzantes, que bailan, tejen y destejen el sebucán; La Parvá del Caserío presenta varias obras de teatro rural, entre ellas la más aplaudida: La Catalina. Las fiestas generalmente se prolongan por dos fines de semana, también hay toros coleados y se presentan grupos musicales, donde los vecinos pueden disfrutar de orquestas locales y nacionales… [Tomado de: Arturo Martínez. (2007). Fiesta de San José: Cultura, tradición y religión. Notitarde Edición XXXI Aniversario, 9 de agosto de 2007, P. 17].
La Fiesta de San José figura como una de las manifestaciones tradicionales locales de máxima importancia para los canoaberos, razón por la cual se esmeran en participar en las actividades y la preservación de esta valiosa tradición.

Diablos Danzantes de Canoabo y Fiesta de Corpus Christi

Los Diablos Danzantes de Canoabo danzan aproximadamente desde el año 1770, saliendo por todas las calles del pueblo con danzas y ritos paganos, en promesa al Corpus Christi por la prosperidad, la paz y la salud. La fiesta del Corpus Christi se celebra 40 días después de la Semana Santa, se realiza como una celebración católica en muchos países y, especialmente en Venezuela, con las cofradías de los Diablos Danzantes. Esta tradición cultural se origina por la integración de la cultura indígena, europea y africana; la misma tiene como finalidad pagar promesa y rendirle tributo al Santísimo. La manifestación evolucionó con el transcurrir del tiempo y el aumento de la fe cristiana, manteniendo como base esencial el realismo mágico y místico; por ello la asistencia a la misa para exaltar la Gloria del Divino Cuerpo del Salvador como alarde de religiosidad y grandeza forma parte primordial del ritual de la Cofradía, en la cual el mal se hace presente a través de las diabluras hacia los feligreses como atarlos con alfileres, quitarles los rosarios y velos, cambiar de posición la Biblia al sacerdote, apagar las velas, etc.
Los feligreses hacían promesas al Santísimo de no prestar atención a las diabluras si les concedían los favores pedidos. Cuando el sacerdote alzaba al Santísimo Sacramento para salir en procesión a los cuatro altares, los diablos gritaban, corrían y se apostaban boca abajo en la gradas de la Iglesia, al llegar al cuarto altar el Sacerdote guardaba al Santísimo, los Diablos se levantan y se iniciaba la danza, luego se colocaban en columnas, el padre tomaba al Santísimo lo alzaba y bendecía a los diablos, quienes caían en forma de cruz finalizando con la adoración de cada Diablo al Santísimo en su monumento, prevaleciendo la gracia de Dios.
La adoración al Santísimo Sacramento en los cuatro altares la llevan a cabo el sacerdote y los feligreses para pedir por la prosperidad en los cuatro puntos cardinales, para ese entonces eran danzantes solo los prometeros, hoy día danzan por igual quien hacían promesa y quienes no, es decir todos los devotos al Santísimo Sacramento siempre y cuando tengan el Sacramento del Bautismo.
La historia y trayectoria de los Diablos Danzantes de Canoabo se pueden constatar a través de sus actores sociales como en el caso de los señores Diego Estrada y Augusto R. Martínez, quienes para el año 1960 ya eran danzantes.  Otros danzantes conocidos en el pueblo fueron Domingo Noguera, Manuel Rodríguez, Roque Jiménez, José Eufrasio Martínez, entre otros.
En el año 1966 el Sr. Augusto R. Martínez toma el mando de la Cofradía, siendo nombrado Capataz o Diablo Mayor, pasando la agrupación de mundana a tradicional en donde cada diablo danza de forma indefinida. A partir de entonces los diablos han estado a cargo de la familia Martínez, coordinados por la Sra. Alba de Martínez y se ha mantenido de generación en generación, manteniendo la religiosidad.
Aún cuando la Iglesia había prohibido la asistencia de los Diablos a la misa de Corpus, la cofradía continúo con la celebración danzando frente a la iglesia después de la Eucaristía, hasta el 2002 cuando el párroco Wilfredo Pérez Molina con la autorización de Monseñor Jorge Urosa Sabino, permitió la presencia de los Diablos Danzantes de Canoabo en la misa, sin máscaras y sin diabluras, con la bendición a Jesús Sacramentado.
Jerarquía de la Cofradía
En los Diablos Danzantes de Canoabo se distingue tres tipos de Danzantes: a) Diablos Mayor o Capataz: es quien dirige el grupo empleando un látigo o mandador, analogía de poder, protegiéndolos o reprendiéndolos en sus acciones. El capataz viste un traje de satén color rojo en representación de la sangre de sacrificio y el rojo de las llamas del averno; b) Diablo Guía: demarca las figuras de la danza y el ritual, va siempre de primero para guiar los pasos de la diablada; c) Danzantes: son todos aquellos bautizados que danzan y forman parte de la agrupación, exaltando al “Corpus Christi”.
Vestuario y Música
El vestuario de los Diablos Danzantes de Canoabo es muy llamativo y particular. Todos los trajes llevan como adorno pichaguas (taparas pequeñas llenas de capachos), cuyo sonido sirve para espantar a los malos espíritus durante la danza, asi como motas (mopas de estambre).  Al inicio los danzantes vestían, pantalón de kaki, camisa blanca y alpargatas, vestimenta propia de los pobladores de la región, llevaban sobre el rostro mascaras de cartón, luego vistieron trajes holgados de diferentes colores de la tela llamada genero.  Las máscaras son elaboradas en totumas y confeccionadas en papel mache, mostrando formas abstractas de animales y demonios, y pintadas de diversos colores.  La máscara del Diablo Mayor representa un toro que según los cuentos y las cabalas del pueblo es la figura del Diablo, esta es la única que tiene cuernos, en función de su jerarquía. La máscara actual del Diablo mayor fue diseñada y elaborada por el Sr. Augústo Martínez (padre) a principios de los 60 y restaurada por Augusto Martínez (hijo) en 1977, pasando de generación en generación, para la fecha tiene aproximadamente 44 años, siendo la reliquia más antigua conservada por la cofradía.
La música que utilizan durante el ritual es en vivo y es una mezcla de merengues populares, prevaleciendo el titulado “Préstame tu máquina” y sin mucho esfuerzo se combinan “El Porteño” y “El Molino Rojo”, tocados en compás de 5/8.
Ritual de los Diablos Danzantes de Canoabo.
1- Se realiza un círculo para enmarcar la cara del Diablo, se comienza a trazar un ocho de donde salen dos círculos pequeños que simbolizan los ojos del diablo, sigue la boca, que se realiza en forme de filas que abren y cierran entrelazando los pies como si fueran los dientes. Cada uno de estos pasos se realiza tres veces para cruzar al danzante y protegerlo de los espíritus. 2- Se teje el "Maguei", que es una vara alta y recta conformada por cintas de diferentes colores (números pares), tejiendo y destejiendo alrededor del mismo como rito al azote diabólico. 3- Realizan el caracol, el cual se inicia enrollándose en forma de espiral o culebra como figura diabólica y parte del sortilegio. 4- Las crinejas o chorizas del diablo, son tres cintas con el tricolor (amarillo, azul, rojo), que se atribuye a la identidad nacional, representando los pecados cometidos durante la cuaresma. 5- Se danza con todos los asistentes, incorporándolos al ritual, escenificando las tentaciones del diablo. 6- Bendición impartida por el Sacerdote, levantando el Santísimo Sacramento, los Diablos caen con los brazos extendidos en forma de cruz, vencidos por el bien. 7- Adoración al Santísimo, cada danzante se postra frente al Santísimo con la cara descubierta, le adora, alaba y manifiesta su devoción, finalizando con las alabanzas al sacerdote y los feligreses, llevando al Santísimo al Templo.
Agradecimiento a la Familia Martínez por facilitar información (en el texto) preservar con mística y dedicación esta tradición cultural y promover la misma por todo el territorio nacional, elevando a la cofradía como Patrimonio Cultural del Estado Carabobo.

¿Quien fue San José?

José de Nazaret (en hebreo יוֹסֵף), fue el esposo de María La Virgen, madre de Jesús de Nazaret, según la religión cristiana, por lo tanto, fue el padre adoptivo de Jesús. José era de linaje humilde, de profesión carpintero, oficio que enseñó a su Hijo. De acuerdo con las genealogías de Mateo1:1-17 y Lucas 3:23-38 José era descendiente del Rey David. Tradicionalmente, se asume que José muere cuando Jesucristo tenía más de 12 años, pero la fecha de su muerte no está presente en el relato bíblico (Wikipedia, La Enciclopedia Libre).
José era un “hombre justo”. Este elogio otorgado por Espíritu Santo, y el privilegio de haber sido elegido por Dios para ser el padre adoptivo de Jesús y el Esposo de la Virgen Madre, son los fundamentos de los honores asignados a San José por la Iglesia. Tan convincentes son dichos fundamentos que no deja de ser sorprendente que el culto a San José fuese tan lento en ganar reconocimiento. La principal de las causas de esto es el hecho de que “durante los primeros siglos de existencia de la Iglesia, eran sólo los mártires quienes gozaban de veneración” (Kellner). Lejos de ser ignoradas o pasadas por alto durante los primeros años de Cristianismo, las prerrogativas de San José fueron ocasionalmente confrontadas entre los padres; incluso tales elogios, que no pueden ser atribuidos a los escritores entre cuyos trabajos ellos encuentran cabida, atestiguan que las ideas y la devoción allí expresadas eran familiares, no sólo para los teólogos y predicadores, y deberían haber sido prestamente bienvenidas por la gente. Las huellas más tempranas de reconocimiento público acerca de la santidad de San José son halladas en Oriente. Su fiesta, si es que podemos confiarnos de las afirmaciones de Papebroch, era tenida en cuenta por los Coptos ya en los tempranos inicios del siglo cuarto. Nicéforo Calixto dice asimismo – cuya autoridad desconocemos – que en la gran basílica erigida en Belén (Bethlehem) por Santa Elena, había un magnífico oratorio dedicado en honor de nuestro santo. Lo cierto es, sea como sea, que la fiesta de “José el Carpintero” se encuentra registrada, el 20 de Julio, en uno de los antiguos Calendarios Coptos que ha llegado a nuestras manos, así como también en un Synazarium de los siglos octavo y noveno publicado por el Cardenal Mai (Script. Vet. Nova Coll., IV, 15 sqq.). Menologios griegos de una fecha posterior al menos mencionan a San José en el 25 ó 26 de Diciembre, y otra conmemoración suya conjuntamente con otros santos fue realizada en los dos Domingos inmediatamente anterior y posterior a Navidad (...) De acuerdo con Benedicto XIV (De Serv. Dei beatif., I, iv, n. 11; xx, n. 17), "la opinión generalizada de lo aprendido es que los Padres Carmelitas fueron los primeros en importar desde Oriente hacia Occidente la loable práctica de tributarle un completo culto a San José”. Su fiesta, introducida hasta el fin poco tiempo después, en el Calendario Dominico, fue ganando paulatinamente una posición segura en numerosas diócesis de Europa Occidental. Entre los más celosos promotores de la devoción en dicha época, San Vicente Ferrer (muerto en 1419), Pedro d'Ailly (m. en 1420), San Bernardino de Siena (m. en 1444), y Jehan Charlier Gerson (m. en 1429), merece una especial mención Gerson, quien, en 1400, compuso un Oficio de los Esponsales de José particularmente en el Concilio de Constanza (1414), como medio de promocionar el reconocimiento público del culto de San José. Recién bajo el pontificado de Sixto IV (1471-84), los esfuerzos de dichos benditos hombres fueron recompensados por el Calendario Romano (19 de Marzo). (Enciclopedia Católica, On Line).

miércoles, 29 de febrero de 2012

Galería: Manifestaciones Culturales de la Parroquia Canoabo


Agradecimiento por el aporte de imágenes a: Departamento de Cultura de la UNESR Núcleo Canoabo, UEE Don Viviano Vargas, Sr. Tulio Reyes, María Flores, Familia Martínez y participantes de Educación, Mención Docencia Agropecuaria de la II y III Cohorte del Servicio Comunitario (II Cohorte: Gricel González, María Rivas, María Salvatierra y Laura Sequera; III Cohorte: Yusma Hidalgo, Naileth González, Iris Pinto, María Núñez, Amanda Sequera y María Alvarado).

sábado, 1 de octubre de 2011

Núcleo 7 es ahora Núcleo Canoabo-Félix Adam

La Universidad Nacional Experimental "Simón Rodríguez" asumió dentro de sus principios rectores contribuir con el desarrollo del sector agropecuario en el medio rural, siendo la fundación del Núcleo Canoabo un ejemplo notorio de la inserción de la Educación Superior en una región que a pesar de contar con grandes potencialidades agrícolas, se caracterizaba hace algunas décadas por una agricultura de subsistencia y de bajos recursos productivos.
El Núcleo Canoabo de la UNESR, tipificado como Núcleo 7, fue creado el 8 de octubre de 1976, considerando las potencialidades de la región para la época, destacándose entonces la posición geográfica de la zona y su actividad económica eminentemente agrícola. No obstante, para la década de los 60 Canoabo soportó, al igual que en muchas partes del país, el éxodo campesino lo que contribuyó a una baja substancial en la economía local debido a la deficiente productividad de sus renglones principales constituidos por el café y el cacao. Aunado a esto, otras situaciones le otorgaron a Canoabo las características de un pueblo fantasma, como fueron las carencias de los recursos básicos y la lejanía con respecto a los centros poblados, lo que contribuiría a que esta localidad rural se mantuviera al margen. Ante esta realidad surge un personaje visionario para la época en la búsqueda de salvar al pueblo de Canoabo de la miseria que lo abrumaba, siendo el Dr. Felix Adam quien planteara para el año 1974 la posibilidad de crear el Núcleo Canoabo de la UNESR, considerando que las características de la zona facilitaría el desarrollo del mismo debido a que las carreras ofrecidas por esta institución de Educación Superior eran netamente agrícolas. De esta manera, Adam consolida en 1976 su proyecto a través de un sistema educativo continuo e integral que permitiera que los niños de Canoabo entraran al preescolar, siguieran en la escuela, el bachillerato y luego entraran al nivel superior sin moverse de su contexto rural.
Felix Adam figuró como director tras la fundación del Núcleo (posteriormente Rector de la UNESR), en las instalaciones de lo que era la Granja Comunal, con el objeto de llevar a cabo la integración del trinomio Estudio-Trabajo-Producción, logrando así adoptar un nuevo sistema educativo para las zonas rurales. Para el momento de la creación del Núcleo ingresaron 125 bachilleres distribuidos en las tres carreras: Licenciatura en Educación, Mención Administración de la Educación Rural, actualmente denominada Licenciatura en Educación, Mención Docencia Agropecuaria; Licenciatura en Administración de Empresas, Mención Agropecuaria e Ingeniería de Alimentos, esta última impartida exclusivamente en este centro universitario a nivel nacional. Para el año 1980, tras la construcción de un edificio administrativo y nuevas infraestructuras la población aumentó vertiginosamente a 823 bachilleres. El Núcleo ocupa un área geográfica de 85 Ha. y cuenta actualmente con una matrícula estudiantil que supera los 3000 estudiantes. Durante los 35 años de presencia en la población de Canoabo, la UNESR ha promovido y desarrollado actividades culturales, proyectos académicos y comunitarios, así como también ha incidido en la región con la puesta en marcha de la Estación Experimental Santa Ana, donde se desarrollan proyectos agropecuarios con fines académicos, de investigación y extensión. Como homenaje póstumo al visionario fundador del Núcleo Canoabo, Dr. Félix Adam, en Consejo Directivo de fecha 08/07/2010 (Boletín Informativo Nº 10 2010), las autoridades de la UNESR designan al Núcleo como Núcleo Canoabo - Félix Adam en reconocimiento a los valiosos aportes que este insigne educador dió a la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez. De esta manera, el Núcleo Canoabo ha ejercido una influencia socioeducativa que implica aspectos culturales, tecnológicos, comunitarios y económicos lo cual ha contribuido con el crecimiento y desarrollo de esta parroquia rural.
Agradecimientos por la información sobre el Núcleo Canoabo al MSc. Manuel Tortolero (Coordinador de Cultura de la UNESR, Núcleo Canoabo).

miércoles, 8 de julio de 2009

JOSÉ LEÓN: Patrimonio Cultural de Venezuela

El canoabero José León puede considerarse como un baluarte de nuestra cultura a nivel nacional. Es decimista y parrandero (cantante de décimas y parrandas), poeta, curandero, agricultor y preserva el único trapiche artesanal que funciona en la actualidad en el estado Carabobo. Dice sentirse orgulloso de ser un músico integral ya que interpreta varios instrumentos como el cuatro y la mandolina, canta y baila; además, ha cargado por 55 años el Santo Sepulcro en la Semana Mayor. Ha recibido varios reconocimientos, entre ellos el de ser uno de los portadores del patrimonio inmaterial de nuestro país otorgado por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura el año pasado. Su hijo José Vicente lo acompaña en la preservación del trapiche y las labores del campo, de quien espera mantenga la tradición. En las imágenes se observa a José Vicente introduciendo la caña en el molino de donde se extrae, por un lado, el bagazo de la cana y, por el otro, el jugo o “guarapo e’ caña”. Conversando con el Señor José coincidimos sobre la importancia de preservar estos saberes populares que forman parte de nuestra identidad; lamentablemente, a juicio del artista, actualmente son escasos los jóvenes que se interesan por estos saberes ya que son “cosas de viejos” y espera que algunos de sus hijos, nietos, sobrinos o un particular esté abierto a aprender ya que él está dispuesto a enseñar lo que sabe. En nombre del Núcleo Canoabo de la U.N.E.S.R. y de quienes hacemos vida en este Rincón Cordial, felicitamos a este artista que se ha dedicado a la preservación de nuestro patrimonio cultural.

lunes, 26 de mayo de 2008

Servicio Comunitario: Una estrategia de Aprendizaje que integra a la UNESR y las comunidades de Canoabo.

A partir del Período Académico II-2007 el Núcleo Canoabo de la UNESR implementa la Ley del Servicio Social Comunitario del Estudiante de Educación Superior de acuerdo con el marco legal establecido por el gobierno nacional. La prestación de los estudiantes se está llevando a cabo mediante proyectos que promueven la participación activa de la comunidad. Dentro de las propuestas de la primera cohorte las participantes de la carrera Educación Eilyn Betancourt, Fabiola Acosta y Gevelin Ortega, iniciaron bajo la coordinación del Facilitador Vocero, Prof. Sheila Galíndez, la primera fase del proyecto titulado Estrategias de Acción Participativa dirigidas a la Promoción de las Manifestaciones Tradicionales Locales en las Comunidades de la Parroquia Canoabo, en el contexto del Servicio Comunitario del Estudiante de la UNESR. Esta fase estuvo dirigida al diagnostico de las diferentes manifestaciones tradicionales religiosas y musicales que son valoradas por los habitantes de la Parroquia Canoabo. Dentro de los resultados de las 150 encuestas realizadas se determinó que los canoaberos valoran en alto grado sus manifestaciones culturales y lo asumen como un baluarte de la cultura y talento artístico local, así como un valor turístico. Ante la pregunta ¿Para usted qué es una Manifestación Cultural Tradicional?, la mayoría de las respuestas coincidieron al señalarlas como: “expresiones culturales que provienen de nuestros ancestros y se han mantenido generación tras generación…Manifestaciones que se dan al aire libre para disfrute del pueblo… Festividades importantes para la Parroquia”, entre otras respuestas. Dentro de las manifestaciones más valoradas por los canoaberos las Ferias de San José, las Parrandas, los Diablos Danzantes, la Fiesta de San Juan Bautista, las Misas de Aguinaldo y la Semana Santa destacan como de máxima importancia. A éstas le siguen en la categoría de muy importantes el Baile de la Burriquita y La Catalina, el Velorio de la Cruz de Mayo, la Fiesta de la Virgen del Carmen, el Día de los Santos Inocentes, la Fiesta de la Virgen Sta. Rosa de Lima, la Parvá del Caserío; en la categoría de mediana importancia figuran la Quema de Judas, la Fiesta de los Reyes Magos y la Paradura del Niño. Para los pobladores de la parroquia es de vital importancia el mantenimiento y desarrollo de las manifestaciones culturales tradicionales debido, en líneas generales, a las siguientes razones: para mantener el folclore y las tradiciones populares; para el desarrollo de la cultura de los pueblos; para que la cultura perdure y sea escuela para niños y jóvenes, para proyectar los valores regionales; porque forma parte del conocimiento de la población; por el orgullo e identidad nacional y regional; para mantener la cultura de nuestros antepasados y, para mantener las diversiones y entretenimiento en los pueblos. Para el presente Período Académico I 2008 se está llevando a cabo la segunda fase del diagnóstico mediante procedimientos de contacto más directo con los pobladores a través de entrevistas en profundidad con los diversos personajes populares y líderes locales a fin de determinar las manifestaciones tradicionales que han formado parte del acervo cultural de la parroquia, así como también establecer las manifestaciones tradicionales religiosas y musicales que son promovidas por las instituciones educativas, grupos culturales y comunidades organizadas.

jueves, 20 de diciembre de 2007

VIVIANO VARGAS: Hijo ilustre de Canoabo

"El popular artista Viviano Vargas, fallecido el 20 de enero del 2004 a la edad de 94 años, es considerado uno de los mejores tallistas de Venezuela. Dejó un importante legado en la cultura popular por su creatividad en la talla de la madera. Su obra se caracterizó por su colorido y sencillez en los diversos temas tratados relacionados con santos, animales y próceres" (Tomado de: Oswaldo Mora, Colección de Arte Popular Venezolano)
Sitio web sugerido sobre Don Viviano Vargas en Bejuma.com.

martes, 18 de diciembre de 2007

Desarrollo Histórico Local de la Parroquia Canoabo

">

CANOABO, Parroquia Rural del Municipio Bejuma

Canoabo o Kanoabo es palabra indígena de origen arawaco que significa aldea al lado de agua dulce o potable. En Arauco, la traducción más exacta sería “población situada entre dos ríos de agua potable”. La historia también habla de un Cacique Jirajara llamado Kananabo. Esta parroquia Rural es la de mayor extensión territorial dentro del Municipio Bejuma ocupando 187 kilómetros cuadrados. Canoabo fue fundado el 19 de marzo de 1711, siendo la población más antigua del occidente de Carabobo. Canoabo está ubicado al norte del Municipio Bejuma, siendo sus límites: Norte: Municipio Juan José Mora (Morón); Sur: Municipio Montalbán; Este: Parroquia Rural Simón Bolívar (Chirgua); Oeste: Estado Yaracuy. La actividad económica de esta población es básicamente agropecuaria, con predominio del cultivo de cítricos y la cría de aves. En épocas anteriores esta zona era productora de café y cacao, así como de una notable ganadería de ceba, dejando de serlo a mediados de los años sesenta. Para esta época, Canoabo soporta el éxodo campesino lo que contribuyó a una baja sustancial en la actividad económica debido a la deficiente productividad de sus renglones principales (café y cacao). Aunado a esto, otras situaciones le dieron a Canoabo las características de un pueblo fantasma como fueron las carencias de servicios básicos y su lejanía con respecto a los otros centros urbanos.
En la actualidad esta población se caracteriza por ser una comunidad pintoresca, enmarcada por su aspecto colonial, con hermosas fachadas y algunas callejuelas empedradas cerca del centro, además por sus manifestaciones folclóricas de gran arraigo como la escuela de tallistas de arte ingenuo de mayor tradición en el país, su cofradía de Diablos Danzantes (Patrimonio Cultural del Estado Carabobo), sus Fiestas Patronales en honor a San José (19 de marzo), los Velorios de Cruz de Mayo, el Baile de San Juan, sus grupos de Parrandas, entre otras tradiciones culturales. Además de la actividad agropecuaria se cuenta con pequeños comercios, transporte público, sitios turísticos naturales (Aguas Termales en el Caserío Capita, Salto “El Diablo” en el Río Capa, Mirador “El Calvario”, el Embalse o Represa de Canoabo, Petroglifos de nuestros antepasados indígenas) y otros sitios de interés cultural (Ateneo, la Iglesia de San José, Parque La Toma, Campamento Palmichal, Escuela Técnica Robinsoniana “Carlos Sanda”, Universidad Nacional Experimental “Simón Rodríguez”, Estación Experimental “Santa Ana”).